¿Qué pasa en nuestro cuerpo si retenemos gases?

La gran máquina bien engrasada que es el cuerpo está diseñada para expulsar todo lo que le es inútil... incluso los "pedos"


La noticia de que Pocah, la cantante brasilera fue hospitalizada tras sentir un fuerte dolor en la región abdominal. El momento fue tan complicado que tuvo que cancelar el lanzamiento de su nueva canción y se viralizó en las redes tras descubrir la causa del malestar. La causa era simple, la brasilera estaba con acumulación de gases. Por la timidez que tiene frente a su pareja, no pudo soltarlos.

Eso ha despertado un debate:


¿Qué le pasa en nuestro cuerpo si retenemos los gases?


Muchas veces, la expulsión de los gases nos resulta vergonzosa. Especialmente, cuando nos encontramos rodeados por otras personas. En esos momentos, normalmente, intentamos reprimirlos para evitar dar una mala impresión. Todo lo relacionado con la "expulsión de desechos" nos resulta desagradable y poco favorecedor para nuestra imagen. No obstante, se trata de algo natural. Y no dejar que fluya de esa manera puede resultar perjudicial para el organismo. Por eso, en esta oportunidad develamos qué pasa si retenemos los gases.


¿Es malo para el organismo retener los gases?

La liberación de los gases es algo natural y, de acuerdo a un artículo de National Institute of Diabetes and Digestion and Kidney Diseases, expulsar entre 13 y 21 gases al día es completamente normal. Si se consumen alimentos ricos en fibra o en gas, como lo es el caso de las gaseosas, lo más probable es que este número aumente.


Muchas pueden ser las razones por las que el cuerpo genera gases. Incluso, momentos de la vida que en ocasiones, muy incómodas y desafortunadas, también se nos llena la panza de gases. Las flatulencias pueden generarse por los alimentos que se ingieren, el aire que se introduce al hablar o por las bacterias que se generan en el proceso de la digestión. Si bien es comprensible que tengamos pudor o consideración a la hora de expulsar un gas en público, tampoco debemos optar por suprimir este impulso natural del organismo.

Todos hemos pasado por esto: luchar contra nosotros mismos para aguantar ese proceso natural de expulsar los aires olorosos y ruidosos y, sin embargo, aunque todos lo sospechamos, existen consecuencias muy malas a esa acción voluntaria de retener gases en el intestino.

Esas consecuencias varían en función de la frecuencia con que se realice la retención de los gases. A mayor frecuencia, mayor daño. Si bien no representa un problema grave para la salud, algunas de las consecuencias de aguantarse los gases pueden ser muy molestas. En la lista se encuentran las siguientes:


Dolor abdominal

Hedor más intenso

Dolor de estómago

Inflamación del abdomen


Por medio de las flatulencias podemos saber el estado de nuestro cuerpo. El olor y los componentes que lo causan, así como también la cantidad que se expulsa al día, evidencian cómo se realiza el proceso digestivo. El retener un gas puede impedir que reconozcas bien los síntomas de alguna condición importante. Tener cólicos o hinchazón abdominal puede generarse por miles de patologías, pero si tenemos esta mala costumbre de aguantarlos, no sabemos a qué se debe en realidad. Algunas de las afecciones que causan exceso de flatulencias son las siguientes:


Proliferación de bacterias en el intestino delgado

Síndrome de intestino irritable

Reflujo gastroesofágico

Intolerancia a la lactosa, a la fructosa y al gluten