¿Cuán importante es un libro para ti?

Haciendo lo que más me gusta.

Hoy es el #diadellibro Es el día del libro que estoy leyendo de nuevo x qué lo vale infinito que es “El llano en llamas” de Juan Rulfo. Amo el realismo mágico, amo la combinación perfecta de realidad y fantasía. Un libro que sin hijos hubiera leído en horas y que ahora busco segundos para sumergirme en sus páginas. ❤️ También es el día del libro que yo estoy escribiendo ✍️ hoy.

Del que vengo escribiendo hace un tiempo.

Del que abandono y al que vuelvo corriendo porque la necesidad de escribirlo es más fuerte que el cansancio 🥱.

No, no lo escribo en máquina de escribir. En la máquina escribo ideas. En el cuaderno desarrollo y cuando voy a la compu es cuando edito y recorto y cambio y borro todo para empezar de nuevo👩‍💻 📚 también es el día de los libros que ya tengo publicados: Donde me lleven tus alas y Aquella que soy. El del primero que me acuerdo que leí en lo de mi abuela y hoy conservo en mi biblioteca: “El Corsario Negro” de Emilio Salgari.

Todos y cada uno de los libros que se han apoderado de mi corazón, que, afortunadamente, son muchos. Hoy Tb es el día del último libro que escribió @allendeisabel “Largo pétalo de mar 🌊"


Recomendaciones recientes:

  • 5 razones para elegir a Samanta Schweblin

  • Lo mucho que te amé -Eduardo Sacheri-

  • “La vida mentirosa de los adultos”

  • “Las campanas de Santiago” de Isabel San Sebastián

  • ¿Dónde crece el dinero?


Se me vienen a la cabeza muchos nombres que compartiría… tiro nombres de autores hombres-hispanos-latinoamericanos que son obligación de leer: Juan Rulfo – Gabriel García Márquez- Julio Cortázar- JL Borges – Mujica Lainez – J Fernández Días- Roberto Arlt- J E Pacheco – E Sabato- Fontanarrosa – JG Vásquez – Bioy Casares – Vargas Llosa – Samanta Schweblin – Victoria Ocampo – En fin… Feliz día a los libros de mi vida! 💓

#loslibrosqueleo #lectura #libros#librosenespañol #sofizermoglio

Y gracias a las mujeres de mi vida que me llenaron la vida de historias como mi abuela que me dejaba adueñarme de su biblioteca, a mi tía Betty que me regaló “Anne the green gables” y ahí empezó otro capítulo en mi vida y a mi mamá que de “premios” me compraba el libro que yo elegía con cuidado en una librería de Concordia.