Parkinson: 10 signos de alerta temprana

Diez advertencias tempranas de la enfermedad, aunque ninguno de estos signos por sí solo significa que debe preocuparse por tener la enfermedad de Parkinson; sin embargo, si nota usted más de un signo, debe considerar consultar con su médico.


La enfermedad de Parkinson (EP) es un trastorno crónico progresivo de la motricidad, que afecta el sistema nervioso y las partes del cuerpo controladas por los nervios. Los síntomas aparecen lentamente. Comprende la falla y muerte de las células nerviosas vitales del cerebro, llamadas neuronas. Algunas de estas neuronas producen dopamina, un químico que envía mensajes a la parte del cerebro que controla la motricidad y la coordinación. Conforme avanza el Parkinson, la cantidad de dopamina que produce el cerebro se reduce, haciendo que la persona sea incapaz de controlar sus movimientos con normalidad.

El primer síntoma claro puede ser un temblor apenas perceptible en una sola mano. Los temblores son habituales, aunque el trastorno también puede causar rigidez o una disminución del movimiento.


A continuación presentamos 10 advertencias tempranas de la enfermedad, aunque ninguno de estos signos por sí solo significa que debe preocuparse por tener la enfermedad de Parkinson; sin embargo, si nota usted más de un signo, debe considerar consultar con su médico.


¿Ha notado un leve temblor o agitación de los dedos de las manos, las manos o la barbilla? Frecuentemente, un temblor, mientras está en reposo, es un signo temprano de la enfermedad de Parkinson.


¿Qué es lo normal?

La agitación puede ser normal después de hacer mucho ejercicio, si está estresado o si ha sufrido una lesión. La agitación también puede ser causada por un medicamento que tome.


Escritura pequeña

¿Su escritura es mucho más pequeña de lo que solía ser? Es posible que note que el tamaño de sus letras es más pequeño y que las palabras se amontonan. Un cambio en la escritura puede ser un signo de la enfermedad de Parkinson que se denomina “micrografía”.


¿Qué es lo normal?

En ocasiones, la escritura puede cambiar a medida que se envejece, si tiene rigidez en las manos o los dedos, o si tiene visión escasa.


Estreñimiento

¿Tiene problemas diariamente para evacuar sin sufrir estreñimiento? El estreñimiento puede ser un signo temprano del Parkinson y debe hablar con su médico.


¿Qué es lo normal?

Si no consume suficiente agua o fibra, puede tener problemas a la hora de ir al baño. Además, algunos medicamentos, especialmente los analgésicos, provocan estreñimiento. Si no hay otro motivo, como la dieta o algún medicamento que le provoquen problemas para evacuar, debe hablar con su médico.

Pérdida del olfato

¿Ha notado que ya no huele tan bien determinadas comidas? Si siente que le cuesta más oler determinadas comidas, como bananas, pepinillos en vinagre al eneldo o licor, debe preguntarle a su médico sobre la enfermedad.

¿Qué es lo normal?

El sentido del olfato puede cambiar a causa de resfrío, gripe o congestión nasal, pero debe recuperarse cuando mejore.


Problemas para dormir

¿Se agita mucho en la cama o tiene sueños vívidos mientras duerme? En ocasiones, su cónyuge lo notará o querrá irse a otra cama. Los movimientos repentinos durante el sueño pueden ser un signo de temprano de Parkinson.


¿Qué es lo normal?

Es normal que todos tengamos una noche en la que demos vueltas en vez de dormir. De la misma forma, las sacudidas rápidas del cuerpo al dormirse o al tener un sueño liviano son frecuentes y, a menudo, normales.

Mareos o desmayos

¿Nota que a menudo se marea al levantarse? La sensación de mareos o desmayos puede ser un signo de presión arterial baja y puede vincularse con la EP.

¿Qué es lo normal?

Todas las personas han pasado por la situación de marearse al pararse; sin embargo, si esto sucede habitualmente, debe consultar al médico.


Encorvarse

¿No se está parando tan derecho como solía hacerlo? Si usted o sus familiares o amigos notan que parece estar encorvándose o inclinándose al pararse, podría ser un signo de la enfermedad.

¿Qué es lo normal?

Si siente dolor por una lesión o si está enfermo, esto podría hacer que se pare de manera encorvada. Además, un problema óseo puede hacer que se encorve.

Problemas para moverse o caminar

¿Siente rigidez en el cuerpo, los brazos o las piernas? ¿Otras personas han notado que uno de sus brazos o ambos ya no se balancean de la forma en que solían hacerlo al caminar? En ocasiones, la rigidez desaparece al moverse. De lo contrario, puede ser un signo de Parkinson. Un signo temprano puede ser rigidez o dolor en los hombros o las caderas. A veces las personas dicen que sus pies parecen “pegados al piso”.


¿Qué es lo normal?

Si se lesionó el brazo u hombro, es posible que no pueda usarlo tan bien hasta que haya sanado; también otra enfermedad, como la artritis, podría causar el mismo síntoma.


Enmascaramiento facial

¿Le han dicho que tiene una mirada de seriedad, depresión o enojo, incluso cuando no está de mal humor? Esto a menudo se llama “enmascaramiento facial”. Si es así, debe hablar con su médico sobre la EP.


¿Qué es lo normal?

Algunos medicamentos pueden hacer que tenga una mirada de seriedad o fijación; sin embargo, volverá a su expresión anterior cuando deje de tomar los medicamentos.


Voz baja o suave

¿Le han dicho otras personas que su voz es muy suave o ronca? Si se produjo un cambio en su voz, debe consultar con su médico sobre si puede ser a causa de Parkinson. En ocasiones, puede pensar que otras personas están perdiendo la audición, cuando, en realidad, usted está hablando con una voz más suave.


¿Qué es lo normal?

Un resfrío u otro virus pueden hacer que la voz suene diferente, pero debe volver al mismo sonido anterior al resfrío o a la tos.


¿Qué hacer si descubre que tiene síntomas tempranos de Parkinson? Es posible tener una gran calidad de vida si tiene Parkinson. Es fundamental trabajar con su médico y hacer las terapias recomendadas para tratar los síntomas correctamente.

Elaborar un plan con su médico para mantenerse sano.

Podría incluir lo siguiente:

  • Una derivación a un neurólogo, un médico que se especializa en el cerebro, o a un especialista en trastornos del movimiento, un neurólogo con una mayor formación en la EP.

  • Atención de un terapeuta ocupacional, fisioterapeuta o terapeuta del habla.

  • Reunirse con un trabajador social médico para hablar sobre la forma en que la enfermedad de Parkinson afectará su vida.

  • Comenzar un programa de ejercicio regular para controlar los síntomas y mantener el bienestar.

  • Hablar con familiares y amigos que puedan darle el apoyo que necesite.

Como sucede con muchos trastornos neurológicos, se desconoce la causa de la enfermedad de Parkinson. Sin embargo, los científicos e investigadores están trabajando con esmero por descubrir las posibles causas, incluyendo factores genéticos y ambientales, de la enfermedad de Parkinson. Con información de Parkinson’s Foundation y Clínica Mayo.